lunes, 4 de enero de 2010

Diálogos para el recuerdo: La cuadrilla de los once

1960 Comedia. Dir: Lewis Millestone. Guión: George Clayton Jonson y Jack Golden Rusell Música: Nelson Riddle Int: Frank Sinatra, Dean Martin Sammy, Davis Junior, Peter Lawdford.

Cuando en 1960 Lewis Millestone se puso tras las cámaras para dirigir a este grupo de amigos que protagonizaron este film, estoy seguro de que no pensó que esta sencilla historia daría lugar a un remake y a dos secuelas de este mismo. Y es que el punto de partida del film es tan divertido como sencillo.

Objetivo: Las Vegas, Nevada.

Misión: Liberar millones de dólares.

Una vez terminada la guerra, 11 hombres del 132 aerotransportado se disponen a realizar el atraco de cinco casinos en Las Vegas para conseguir continuar con el desenfrenado y alborotado ritmo de vida que lleva cada uno de ellos, por su lado.

¿Y dónde fue a buscar para encontrar a este peculiar grupo de ladrones? Pues nada más y nada menos que al Rat Pack. O como diría su traducción más literal: al Atajo de Ratas. Y es que tras una noche de juerga desenfrenada, Lauren Bacall, al verlos tumbados en el suelo de un parque, sería la encargada de bautizar a este grupo de amigos conocidos principalmente por su pasión por la fiesta descontrolada.

A la cabeza de ellos militaba Frank Sinatra: La Voz, que se meterá en la piel de Danny Ocean para dirigirles en esta particular misión.

A su lado, un inseparable Peter Lawford a quien le caracteriza su tremendo compañerismo, ya que por su condición de niño rico no necesita meterse en este tipo de negocios para sobrevivir.

Se les unirá también Sammy Davis Jr., en el papel de un ex jugador de base ball, venido a menos y discriminado por su condición racial.

Encontraremos también, en un papel bordado para él, a un genial Dean Martín interpretándose a si mismo como un Cornner de Las Vegas venido a menos y un poco asustadizo a la hora de enfrentarse al magnífico imperio de los casinos.

La parte femenina la pondría Angie Dickinson, que aunque separada de Ocean, por no poder soportar una continua vida entre champagne y cabarets, le seguirá siendo fiel y no se dejará influenciar por lenguas viperinas y envidiosas.

Y del otro lado…, del de la ley, un Cesar Romero, nuevo marido de la madre de Lawford que irá cerrando el círculo ante estos peculiares ladrones, aprisionándolos y forzándolos a llegar a un final no deseado para ninguno de ellos.

En fin, una película genial, para recordar otra época, también genial. Y llevada a la pantalla de una forma inigualable por quienes fueron los mejores exponentes de nuestro mundo, en ese lugar y en aquel momento.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Diálogos para el recuerdo: El temible burlón

1952 Aventra. Dir: Robert Siodmak Guión: Roland Kibbee Música: William Alwyn Int: Burt Lancaster, Nick Cravat, Eva Barlot.

Levad anclas, fijas las jarcias, amarrad el cabestrante,… ¡Moveos! Adelante haraganes. ¡Moveos! Y preparaos. Preparaos para contemplar una aventura a la antigua usanza. Una de aquellas de las que disfrutábamos cuando éramos pequeños en esas tardes de sábado pegados a la caja tonta.

Burt Lancaster es el capitán de este barco cuyo patrón será Robert Siodmak. Director de origen alemán, que cuenta en su haber con geniales películas como A través del espejo o El gran juego. Algunas de ellas las hizo contando con Burt Lancaster a sus órdenes, como Forajidos o El abrazo de la muerte. Una sociedad que logró geniales productos como el film que hoy nos ocupa.

El Capitán Vallo nos muestra a un pirata descarado y sin vergüenza que Lancaster borda a la perfección con su interpretación. Y es que estos papeles le iban como anillo al dedo. Ya homenajeamos aquí hace algún tiempo Los Profesionales de Richard Brooks, en la que Lancaster daba vida a un dinamitero capaz de burlarse del mismísimo diablo.

A su excelente interpretación, en este caso unirá sus magníficas dotes de equilibrista y su gran condición física de atleta. El actor, que tuvo sus inicios en el mundo del circo, nos muestra aquí sus aptitudes como trapecista volando de mástil a mástil como pájaro en libertad.

Y no solo lo hizo en esta película. También en Trapecio y en El halcón y la flecha pudimos verle dando geniales saltos y logrando impresionantes equilibrios dignos del mejor funambulista. Y siempre sin dobles.

Y es aquí, donde encontramos a un brevísimo actor, Nick Caravat, que le hace las funciones de contrapunto a Lancaster dándole pie a realizar estos equilibrios y apoyando a su capitán con su muda interpretación. Y es que la minusvalía de este intérprete no fue ningún tipo de escollo para él, a la hora de realizar estas películas inolvidables.

En el film veremos acción, amor, amistad, aventuras… y también humor, mucho humor. Siempre recordaré con cariño las escenas en las que tras ser expulsados del barco a causa del motín, los piratas van andando bajo el mar sirviéndose de los principios de Arquímedes y respirando el aire que ha quedado bajo el casco de su pequeña barca.

Humor si… pero también lealtad y honor. Ese honor que aunque sea entre piratas aparece siempre tan claramente dibujado en este tipo de film. El honor de Bellows, el primero de a bordo, que tras traicionar a su Capitán vendiéndole a las tropas del Duque, será capaz de volver a ganar su confianza aunque haya de pagar por ello, un precio muy alto: su vida.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Gomorra

2007, Assaig. Roberto Saviano.

En aquest llibre trobem més un assaig que no una novel·la.

La història que ens conta l’autor és la seua pròpìa. La d’un investigador que aprofundeix en el món de la màfia italiana per tal d’analitzar-lo en profunditat. Així doncs, se’ns conten moltíssimes coses d’aquest món que tant ha mitificat Hollywood i que realment resulta tan cru com crudel, dins de la seua quotidianitat.

Llegirem històries de mafiosos que comèrcien amb tot tipus de materials: roba, aliments, armes, drogues i fins i tot, deixalles industrials. Coneixerem la història de la guerra de Secondigliano, on el nombre de morts entre les bandes locals assolí unes xifres impresionants de tant elevades. Escoltarem els testimonis de joves abocats al negoci del crim des del seu naixement i de les vidues dels mateixos assassinats. També coneixerem el punt de vista dels familiars amb delinquents a la presó i el dels testimonis marginats tant per la màfia com quasi per la llei.

Així doncs, es farà un anàlisi minuciós d’aquest sistema de vida que amb el port de Napols com a nucli important d’acció, sembla que mou gran part de l’economia del sud d’Itàlia, i per que no dir-ho, de gran part del món.

Ara bé, si he de comfessar la veritat la novel·la no m’ha acabat de convèncer. Em sembla que estem davant d’un best seller que s’ha fet més famós per les repercusions que ha tingut sobre el propi autor, que per la seua valia com a text literari. Roberto Saviano està amenaçat per bandes mafioses i ha hagut d’abandonar el seu poble per evitar atemptats contra la seua vida. Ell mateix s’ha condemnat a vagar pel món acompanyat de seguretat policial, en haver denunciat una situació terrible que així i tot, continua emportant-se per davant vides humanes dia rere dia.

L’adaptació de la cinta a la gran pantalla de la ma de Mateo Garrone, ha acabat de donar-li la fama a l’autor del text. Ara bé, A quin preu... Li compensarà haver aconseguit l’èxit havent de patir ara cada dia per la seua vida?

De tota manera, bé per Saviano. Un home que s’ha emfrontat al que tenia davant, sabent com era aquest enemic de perillós, i presentant-se com un ejemple de valentia per a tot el món.

Tant de bo hi hagués més gent com ell.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Yakuza

1974 Acción. Dir: Sydney Pollack. Guión: Paul Schrader. Música: Dave Grusin Int: Robert Mitchum, Ken Takakura, Brian Keith, Kishi Keyko.

Una de las primeras cintas de Sydney Pollack, nos cuenta la historia de un norteamericano que después de luchar en la segunda guerra mundial, ya en los 70 ha de regresar a Japón, para conseguir salvar a la hija de un compañero que ha sido secuestrada por un clan yakuza.

Veinte años antes, después de finalizar la guerra este hombre estableció una relación con una japonesa que había quedado sola con una hija tras el conflicto. El yankee ayudó a la joven nipona y entre los dos surgió una hermosa relación de amistad y amor. Poco después apareció el hermano de la muchacha, un joven yakuza a quien habían dado por muerto, y para éste, la simple relación de la chica con un militar enemigo fue toda una ofensa que le hizo retirarse a las montañas de Japón, totalmente deshonrado. Tal hecho, provocó la separación de la pareja y el regreso del americano a su hogar para volver únicamente a pedir ayuda al yakuza, con la intención de salvar a la hija de su amigo.

Magistral interpretación de un Robert Mitchum ya maduro que nos retratará a un personaje siempre enamorado de la joven nipona y que mantiene un profundo respeto por una cultura que le resulta totalmente extraña, pero que no deja de comprender y admirar profundamente.

Cabe destacar también el papel del yakuza Ken Takakura, frio desde el primer momento en que aperece en el film y fiel a sus creencias hasta el último fotograma. Me han comentado que no era la primera vez que interpretaba a este tipo de personaje.

Pollack, quien se había iniciado en la televisión con una importante carrera, aquí nos transmite una genial visión de la cultura oriental que nos fascina notablemente y a la que el paso del tiempo no le ha hecho ningún daño.

Estoy seguro de que la cinta influyó en Philip Kauffman a la hora de rodar su Sol naciente, al igual que en otras películas que reflejan la cultura oriental.

En fin, una obra sensacional, realmente recomendable, y que sigue tan fresca como en el dia de su estreno.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Pasión por el "fuera de la ley".

Recientemente, hablando con Phil sobre Enemigos públicos, reparamos en un hecho repetido constantemente a lo largo de la historia del arte, y concretamente en el mundo del cine. Se trata de la pasión que inevitablemente, que el público en general siente hacia el personaje del "fuera de la ley".
En este caso se trata del personaje de John Dillinger, encarnado por Johnny Depp, que atrae al público notablemente y que no deja de ser un ladrón que hace constantemente el mal a lo largo de toda la cinta.
Pero son muchos los personajes que se podrían incluir dentro de esta tipología. Podríamos citar al Robin de los bosques, de Errol Flynn en los años 30, al Espartaco de Douglas en los 60 o a los Butch Cassidy y Sundance Kid, que reafirmaron la fama de Paul Newman y Robert Redford allá por los últimos años de los 60, y
solo serían muestras de una pequeña lista de antihéroes que recorren toda la historia del cine de principio a fin.
Pero, ¿qué es lo que atrae al público de estos personajes? ¿Qué provoca entre las masas la fascinación ante estos delincuentes que no hacían más que el mal? Sin duda es una respuesta difícil. Muchos de vosotros podríais contestar que se trata de hombres que, como en el caso de Robín Hood, robaban a los ricos para darles a los pobres, y no estaríais equivocados. Quizás esto sea algo, que podamos ver también en el personaje del Dillinger de Michael Mann. Pero en muchos otros casos, el robo solo se materializa para el bien del propio ladrón, como en el caso de Cassidy y Kid.
Aunque no sea capaz de responder con totalidad a estas presuntas, me resulta imposible hablar de este tema sin citar a uno de los mejores directores de la historia del cine estadounidense. El mestizo Sam Peckinpah siempre tuvo claro a lo largo de toda su carrera su devoción por este tipio de personajes. En Grupo Salvaje ya aparece este carácter encarnado a la perfecció
n en Pike Bishop. Un ladrón, violento asesino, que roba y mata sin piedad, del mismo modo que gana la simpatía del público a lo largo del metraje del film. En el caso de Pike, hallamos un personaje veterano, perseguido por la ley a lo largo de toda su vida, que aunque siempre se encuentra al margen de ésta, se rige por una escala de valores humanos, de lealtad y de amistad para con sus compañeros y sus iguales que dista muchísimo de la de sus perseguidores, caza recompensas carroñeros, que no dudarán en robar y desvalijar los cadáveres que Pike va dejando en su camino sin ningún tipo de respeto o pudor por la muerte.
Aunque la presencia de estos antihéroes es constante en toda su carrera, hay que destacar su aparición en Pat Garret & Billy the Kid, cinta en la que de nuevo el espectador se decanta a favor del delincuente, otro personaje que pese a ser un asesino desde muy temprana edad siempre ha tenido el favor del público en todas las cintas en que ha aparecido, como es el caso de Chisum o de Arma Joven entre otras muchas.
En fin, personajes atractivos que han lucido siempre en la gran pantalla y han atraído al público sin igual a lo largo de toda la historia del celuloide. ¿Quizás sea por encontrarse en el lado equivocado de las cosas?, o tal vez ¿por ese amor innato del ser humano hacia lo prohibido? Espero vuestras opiniones.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Sobre la amistad en el día del amor.

Conozco una historia en la que cuando a un hombre le preguntan sobre su relación con otro en el pasado, responde:
- Viajamos mucho juntos…
Automáticamente, la mujer que realiza la pregunta, contesta lo siguiente:
- Ya sé lo que eso significa. Que tú le salvaste la vida a él, o él a ti, o mutuamente. Y jamás os lo echareis en cara. Hombres…
Me gusta pensar que mi relación con Jorge es como ésa. Me gustaría decir que los dos “Viajamos mucho juntos…”. Y no penséis que nos hemos salvado la vida mutuamente: se trata de una forma de hablar.
Este verano, después de un día agotador de turismo en la ciudad del amor, cuando cogía el tren que me llevaría de vuelta al hotel, me sorprendía una llamada telefónica. Cuan mayor fue mi sorpresa, al ver que era Jorge quien me llamaba para pedirme un favor al que no me podía negar:
- Oye, ¡quiero que leas en mi boda!
Sin dudarlo un momento, acepté. Y lo hice, porque para mí, nuestro amigo es una persona realmente especial.
Cuando la gente habla sobre la amistad, todo el mundo tiene un compañero, un amigo desde la infancia, que resulta totalmente insustituible, con el que ha compartido los mejores momentos de su niñez. Yo tuve la mala suerte de que el mío viviese en Cartagena.
Desde pequeños, nos reuníamos los fines de semana en Alcoi para jugar al futbol, ir al cine, leer o divertirnos, sin más. Nos veíamos a la larga, pero parece que estos encuentros eran más intensos que si hubiésemos estado juntos cada día.
Poco a poco los juegos se convirtieron en fiestas y nuestros vínculos crecieron al tener un montón de amigos en común, que favorecían nuestras reuniones y porque no, nuestras juergas. Puedo deciros que nunca, y cuando digo nunca es nunca, he discutido con él. Siempre tiene una sonrisa en la boca ante cualquier problema que se presente, sea éste del tamaño que sea. Y ésta es, sin duda, la forma más fácil de encontrarle la solución.
Así pues, los años fueron pasando y nuestra vida creciendo por caminos iguales, pero al tiempo diferentes. Aunque he de decir que con él siempre me ha ocurrido algo que no me pasa con todo el mundo. Por mucho que estemos sin vernos, por mucho que haya pasado desde nuestro último encuentro, cuando nos volvemos a reunir parece que hubiésemos estado juntos la tarde anterior. Y, según mi experiencia, esto no es nada fácil.
Jorge y yo podemos hablar siempre con total tranquilidad y confianza. A los dos nos siguen atrayendo los mismos temas y seguimos teniendo casi toda una vida en común.
Así que si un amigo de esa talla te pide un favor, no le puedes fallar.
Para él, hoy ha llegado el momento de dar un paso importante en su vida. El paso que movido por el amor, será el punto de partida para su vida en común con Lydia. A ella no puedo decir que la conozca tanto, aunque desde el primer día me ha cautivado. Su maravillosa forma de ser, su belleza y su sencillez, son características que la hacen única y que han provocado que se creara un hueco especial entre todos nosotros.
Hoy los dos formalizan su vida juntos. Y para esto nos han reunido a todos aquí. Para hacernos partícipes y testigos de esta fiesta, que unirá los lazos de su cariño y su amor de una forma especial.
Os deseo a los dos la mejor de las vidas en común, el uno al lado del otro y siempre en compañía de los que os queremos. Estaremos ahí en cualquier momento, siempre a vuestro lado.

martes, 25 de agosto de 2009

Enemigos públicos

2009 Policiaco. Dir: Michael Mann. Guión: Ronald Bennet. Música: Elliot Goldenthal. Int: Johnny Depp, Christian Bale, Marion Cotilliard.

Este año Michael Mann ha decidido contarnos la historia de John Dillinger, un ladrón de bancos del Chicago de los años 30, cuyo nombre pronto va a pasar a la historia del celuloide, al igual que los de Clyde Barrow, Bonnie Parker, Butch Cassidy o Sundance Kidd, entre otros muchos.

La cinta nos cuenta la historia tal y como pasó en la piel de Dillinger, que tras salir de la cárcel regresó a ella para sacar de allí a sus compañeros en una fuga previamente preparada. A partir de ahí, y con la ayuda del sindicato del crimen, el ladrón se desplazará a Chicago donde buscará novia y retomará su actividad criminal, dando muchísimos quebraderos de cabeza a la autoridad local, representada por John Edgar Hoover. Éste mismo, será quien se hará con los servicios de Melvin Purvis, un policía de la zona de Tejas, que será el encargado de atrapar a Dillinger, acabando así con su vida criminal.

El resultado que tenemos es una cinta sensacional, como no podía ser menos siendo Michael Mann el encargado de llevar la historia a la gran pantalla. Es impresionante como este realizador es capaz de narrar todo tipo de historias en diferentes situaciones, épocas y momentos históricos, y como se adapta a todos estos factores externos de un modo sensacional. Considerando que los planos aéreos son casi una marca de la casa en sus cintas, en esta película apreciamos que no hay ninguno, en mi opinión debido a que en la época en que se sitúa la acción éstos no serían posibles, a causa de la ausencia de tecnología en el momento. Ejemplos de adaptación similares podremos verlos en sus anteriores cintas, al comparar obras como Heat o Collateral con El último mohicano.

El papel de los actores resulta excelente, tanto en el caso de Cristian Bale, en el papel de policía experimentado, como en el de Marion Cotilliard como la novia de Dillinger. Si alguna pega podemos poner, es el propio Dillinger, que encarnado por Johnny Depp, en algunos momentos nos muestra la cara del Jack Sparrow que en mi para mi aun permanece en su interior. Me gustaría también destacar el papel de un secundario. Se trata de uno de los agentes reclutados por Purvis para ayudar a dar caza a Dillinger, que desde su primera aparición en pantalla con su llegada a la estación de Chicago, hasta la escena final del film, fascinará al público en general a lo largo de todo el metraje de la cinta.

El personaje de Dillinger, ya fue llevado a la gran pantalla en otras ocasiones, siendo interpretado por actores de renombre entre los que destacamos a Lawrence Tierney, Warren Oates, Martin Sheen, entre otros e incluso el mismísimo Gary Oldman que tiene una cinta en preparación, donde encarnará al mismo personaje.

Así pues, hay que decir que la cinta resulta muy entretenida, y no se hace larga, cosa muy loable, dado que su extensión rebasa los 140 minutos.